miércoles, 22 de junio de 2016

El destino así lo quiso

Puesto que no ha sido seleccionado como ganador, he decidido compartir con vosotros este relato corto que escribí para participar en el 10º concurso de Relatos Cortos de TMB. Espero que os guste.

Las reglas eran las siguientes: el relato tenía que estar ambientado en el metro o bus y tenía que tener un máximo de 3000 carácteres (el mío tiene 2709. ¡Espero vuestros comentarios!


Como casi cada día, Alfonso olía el aroma a café recién hecho mientras bajaba corriendo las escaleras del edificio donde vivía y se dirigía hacia la estación de metro más cercana, Sant Pau - Dos de Maig. Ese día había oído que el tren estaba llegando y se había apresurado, saltando de dos en dos los escalones hasta conseguir saltar en el primer vagón, abarrotado de gente que, como él, deseaban ganar cinco minutos para llegar antes a su destino, para la mayoría, laboral. 

A Alfonso no le importaba quedarse de pie; de todas formas, tenía que bajarse en la siguiente estación para hacer transbordo. 

Una vez en el tren de la línea dos, que le llevaría a Pep Ventura, Alfonso se sentó y se relajó. Empezó a mirar a su alrededor. De repente, su mirada se detuvo, fija, en la mujer que estaba sentada frente a él, sumergida en uno de esos libros de cuatrocientas páginas o más. Le resultaba familiar… de hecho, la conocía, de eso estaba seguro, pero no conseguía recordar quién era. Su fino rostro blanco y ese pelo castaño claro con reflejos cobrizos, ese pequeño lunar cerca de su labio superior que pocos advertían y esos ojos de color verde-gris. Esa chica, o más bien mujer ahora, seguía conservando esa frescura que tanto le gustaba. Sólo había conocido y visto a una persona con esas características tan peculiares, pero ¿sería ella? ¿Sería Sarabel? 

No la había visto en más de quince años. Alfonso había estado enamorado de ella pero durante mucho tiempo no se había atrevido a confesárselo. Un día se decidió y se había acercado a su casa. “Se han mudado a Inglaterra ayer”, le dijeron los vecinos después de haberle oído tocar repetidas veces el timbre de la puerta que nadie abría. Los vecinos no sabían nada más. Triste, Alfonso había regresado a su piso, lamentando no haber tenido el valor de decirle lo que sentía. 

¡Ya no podía pasarle algo así! ¡Se negaba! Alfonso reunió todo su valor y, mientras él se apretaba a hablarle, ella cerró de prisa su libro y se dirigió corriendo hacia las puertas del tren que estaban a punto de cerrarse. 

Alfonso se quedó boquiabierto, paralizado, hasta que se dio cuenta de que se había pasado de parada. 

Le resultó muy difícil concentrarse en su trabajo. En lugar de esto, Alfonso pensó todo el día en lo que le había ocurrido por la mañana. Una vez más, la había dejado escapar. ¿Sería realmente Sarabel? ¿Habría regresado a la ciudad condal? ¿Qué podría hacer ahora él para volver a encontrarla? 

¡Ya sabía! ¡Intentaría coger el mismo metro en Sagrada Familia el día siguiente! 

Sin embargo, ni el día siguiente, ni muchos de los otros, volvió a encontrarse con esa mujer alta con la que tanto deseaba hablar. 

Unos meses más tarde, en una tarde soleada de domingo, mientras volvía en autobús del paseo marítimo, donde había ido a caminar, y cuando menos se lo esperaba, ella subió. Esta vez, sin pensárselo dos veces, Alfonso se le acercó, se presentó y le preguntó: sus dudas se confirmaron, era Sarabel, quien había regresado a vivir a Barcelona. Se alegró mucho de volver a encontrarse con una cara conocida en esa ciudad que tanto había cambiado. Esta vez intercambiaron sus números de teléfonos y quedaron en llamarse para hablar de sus respectivos pasados. “A veces, tan solo hace falta dejarle tiempo al tiempo”, pensó Alfonso. 


2 comentarios:

  1. Un relato muy bonito Karo! Una pena que no haya sido seleccionado en esta ocasión, esperamos que sea en la próxima!

    ResponderEliminar

Cualquier comentario de carácter insultante será eliminado sin previo aviso. Todas las opiniones son bienvenidas en este blog. Sólo se pide formalidad y respeto a la hora de expresarse.

Any kind of insulting comment will be removed without previous notice. All opinions are welcome, we only ask for respect when writing.