domingo, 29 de octubre de 2017

Lidiar con el miedo

Cuando una va conociendo a más gente y haciendo más amigos, unos se vuelven muy importantes, y por consiguiente, se preocupa por ellos, estén donde estén. Y cuando la misma labor que desempeñan algunos de esos amigos pone su vida en riesgo, aunque una tenga fe de que todo saldrá bien, aunque una entienda perfectamente todo lo que este tipo de trabajo implica y lo respete, no deja de tener el corazón en un puño todo el tiempo.

No podemos decir que haya tenido realmente nunca miedo por encontrarme en una situación de peligro, o tal vez esa sensación de temor desate en mí adrenalina, orgullo u otra cosa que hace que no me aleje del peligro sino que me enfrente a el. Sin embargo, miedo a lo que pueda pasarles a los demás, sí que me ha ocurrido en más de una ocasión, y en los últimos meses, aún más.

Si bien es cierto que todos y cada uno de nosotros tenemos un destino y nadie (supongo) sabe exactamente cuándo ni de qué forma dejará fisicamente este planeta, y que por consiguiente siempre existe un riesgo, ciertas situaciones generan más riesgos que otras.

Como comentaba, en estas últimas semanas, diferentes acontecimientos me hicieron sentir una angustia jamás antes experimentada. Sin entrar en detalles, mi hermana fue una de las protagonistas de ese miedo, aunque no fue la única. Tener amigos cuya labor implique estar en el punto de mira y en un constante peligro hace que mi preocupación vaya in crescendo. Hablo de amigos de verdad, los que me conocen ya saben lo que eso implica en mi caso y podrán imaginárselo que siento.

Por estas razones, entre otras, no dejaré de decir y/o demostrar lo que siento (por más que me cueste expresar mis sentimientos a veces), simplemente porque no sé lo que la vida me tiene reservado ni sé si tendré otra oportunidad de hacerlo. No hay miedo más grande que sentir que puedes perder para siempre a personas que quieres.

Esta intranquilidad que siento ahora vivirá dentro de mi para siempre en cada instante, pero a pesar de ello, no cambiaría por nada del mundo ninguno de los pasos me llevaron hasta ella. Aprenderé a lidiar con ella como pueda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier comentario de carácter insultante será eliminado sin previo aviso. Todas las opiniones son bienvenidas en este blog. Sólo se pide formalidad y respeto a la hora de expresarse.

Any kind of insulting comment will be removed without previous notice. All opinions are welcome, we only ask for respect when writing.